viernes, 13 de enero de 2012


La mayoría de las horas trascendentales de la vida se registran, pero lo que [seis] hombres hicieron en esa ocasión humilde [la organización de la Iglesia el 6 de abril 1830] no se ha dado al mundo por muchas razones para tomar nota. Lo que hicieron, sin embargo, es uno de los eventos más importantes que jamás han transcurrido desde la muerte de Jesús y sus apóstoles en el meridiano de los tiempos. "Estos hombres humildes, ordinarios se reunieron porque uno de ellos, Joseph Smith, Jr., un hombre muy joven, había expuesto una alegación notable. Él declaró a ellos y a todos los que quisieran escucharlo, que él había recibido comunicaciones celestiales profundas y repetidas, incluyendo una visión abierta de Dios el Padre y su Amado Hijo, Jesucristo. Como resultado de estas experiencias reveladoras, Joseph Smith ya había publicado el Libro de Mormón, un testimonio de Cristo de los tratos con los antiguos habitantes de América. Además, el Señor le había ordenado a este joven, de momento con veinticuatro años de edad, para restaurar la Iglesia que había existido en los tiempos del Nuevo Testamento y que en su pureza había sido restaurada de nuevo por designio del nombre de su principal piedra del ángulo y la cabeza eterna, el Señor Jesucristo mismo. "Por lo tanto, humildemente, pero más significativamente se abrió la primera escena en el gran drama de la Iglesia que eventualmente afectaría no sólo a esa generación de hombres, sino toda la familia humana. . . . Un humilde comienzo, sí, pero la afirmación de que Dios había hablado, que la Iglesia de Cristo se organizó nuevamente y sus doctrinas reafirmadas por la revelación divina, fueron la declaración más excepcionales en el mundo desde los días del Salvador mismo cuando caminaba por las sendas de Judea y las colinas de Galilea.

Howard W. Hunter, "El sexto día de abril de 1830", Liahona, mayo de 1991

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada